Un lugar en plena naturaleza donde aprender –sobre todo– a entenderte con tu caballo, y donde se practica y se enseña la esencia de la equitación: mucha técnica y todo corazón. Ilusión por aprender, paciencia para entender y tiempo para dedicar.